¿Qué es la memoria olfativa?

La memoria olfativa es aquella que nos evoca a lugares y recuerdos a través de diferentes olores. Se trata de la capacidad de albergar diferentes aromas en nuestro cerebro que, de manera casi instintiva, nos llevan a un nítido recuerdo de algo que hemos vivido, una persona, un lugar, un momento. ¿Te ha pasado alguna vez? Hueles un suave aroma cítrico y dulce y recuerdas a tu abuela haciendo bizcocho de limón en la cocina mientras tú mirabas desde los ojos de tu infancia. Y te sorprendes por lo lejano de ese recuerdo y la nitidez con la que ese olor te llevo hasta a él con tanto detalle. Eso es la memoria olfativa.

Es quizá uno de los regalos más bonitos, abstractos y especiales que uno de nuestros cinco sentidos es capaz de regalarnos. Ya que, al fin y al cabo, la memoria olfativa es como una puerta hacia el pasado, una máquina del tiempo perfecta que nos traslada a cualquier escenario especial que hayamos almacenado en nuestra mente. También habrá olores que nos evoquen recuerdos tristes, difíciles o nostálgicos. Es parte del poder incontrolable y único de la memoria olfativa. 

Se trata además de la memoria más primaria del ser humano, por lo que la memoria olfativa está estrechamente relacionada con las emociones de manera muy visceral. Es por esto por lo que tiene la capacidad de sensibilizarnos y conmovernos con gran facilidad. Esto se debe a que el olfato es uno de nuestros sentidos más eficaces, por lo que un simple olor es capar de lo recrear con increíble detalle cualquier recuerdo en nuestra mente.

¿Cómo funciona la memoria olfativa?

Para empezar, la memoria olfativa funciona de manera única y personal para cada persona. Con esto queremos decir que, un mismo olor, puede despertar cosas muy diferentes para cada uno. El olor que alguien le produce felicidad, o paz o melancolía alegre, para otro puede ser el detonante del peor de sus recuerdos. 

Pero, más allá de la connotación emocional de este sentido, ¿cómo funciona verdaderamente la memoria olfativa? El olfato no deja de ser un sentido químico que conecta nuestros sentidos y nuestro cerebro con el mundo. Este sentido, como todos, tuvo y tiene la función de ayudar a la supervivencia el ser humano. A nuestros antepasados les ayudaba principalmente a detectar, a través del olor, cualquier indicio de riesgo para nuestras vidas, como puede ser un alimento en mal estado. El olfato entonces envía la información del aroma que ha detectado y envía una señal al cerebro que la decodifica y ofrece una respuesta positiva o negativa.

En este proceso de la memoria olfativa está involucrado el bulbo olfatorio, que es el encargado de enviar la información a la corteza del cerebro relacionada con el sistema límbico. Este sistema rige la memoria y las emociones. Así, el bulbo olfatorio conecta con amígdala y el hipocampo. La primera es la responsable de la respuesta emocional de este proceso, y es la que relaciona el aroma con el estímulo con la emoción. La segunda es la encargada del aprendizaje, por lo que almacena en la memoria la relación del aroma con el recuerdo y lo convierte en recuerdo duradero. De esta manera, la memoria olfativa nos permite salvaguardar recuerdos valiosos de nuestra vida. Se estima que podemos llegar a guardar y reconocer hasta 10.000 olores diferentes. Además, los recuerdos que nos pueden evocar los aromas y olores son mucho más intensos y duraderos que aquellos que se generen con imágenes o sonidos.

La memoria olfativa y su proceso cognitivo

Ya conocemos cómo un olor pasa de ser solo un olor a colarse en nuestro sistema límbico y convertirse en recuerdo. Ahora es el momento de descubrir los diferentes conceptos en los que nuestro cerebro se apoya y hace posible la memoria olfativa:

 

  • Percepción. ¿No te ha pasado alguna vez que, sin saber muy bien por qué, tienes relacionado un aroma un significado? En este sentido nuestra percepción es fundamental en la memoria olfativa. Esta establece relaciones entre los olores y una representación mental única en cada persona. Es el primer paso del proceso de la memoria olfativa, percibimos el olor y llega a nuestro cerebro el mensaje o idea que ese olor significa para nosotros.


  • Sensación. Tras percibir el olor, llega el segundo paso que sucede cuando nuestro proceso cognitivo hace una relación entre el olor y la sensación que nos despierta. La calificaremos de agradable o desagradable y la almacenaremos como tal. Un ejemplo podría ser cuando olemos el aroma a unas galletas recién hechas, huele tan bien que almacenamos ese olor en nuestro recuerdo porque tuvo un impacto positivo y agradable en nosotros. La sensación que nos despierta un olor es parte fundamental del relato de nuestro recuerdo para llevar a cabo la memoria olfativa.


  • Emoción. El cerebro también se vale de la emoción para fomentar nuestra memoria olfativa. Como comentamos anteriormente, la parte emocional se procesa desde la amígdala. Es quizá el aspecto más importante dentro de la memoria olfativa. Por ello, hay ciertos aromas que son capaces de ayudarnos a relajarnos. Te dejamos una lista de los aceites esenciales relajantes que te proporcionarán un ambiente adecuado para relajarte


  • Asociación. Desde el pensamiento consciente, este aspecto de la memoria olfativa nos permite hacer asociaciones de los olores con situaciones específicas y emociones. Son tan sólidas estas asociaciones que nos permiten regresar al recuerdo que nos evocan siempre que queramos.


  • Almacenamiento del recuerdo. Si no guardamos cada uno de los aspectos anteriores no existiría la memoria olfativa. Esta capacidad depende cada persona y de sus circunstancias, pero en cualquier individuo resulta necesaria para la memoria a largo plazo de todos los olores y sus recuerdos.

 

La memoria olfativa en la psicología

Sin duda, pocas personas niegan el poder de la memoria olfativa. Aun siendo, quizá, uno de los sentidos a los que menos atención le prestamos, no podemos evitar ser embaucados por sus evocaciones cuando llegan a nosotros en forma de recuerdo. La memoria olfativa es capaz de arrasar con nuestras emociones y arrancarnos por un minuto de la realidad. Puede llevarnos a un instante que ya solo existe en nuestra memoria o, incluso, a una persona que ya no está en nuestras vidas con una facilidad abrumadora.

Es tan intensa la respuesta emocional de nuestro cuerpo a la memoria olfativa que también es capaz de reproducir e influenciar en nuestro estado de ánimo. Se han realizado estudios que han podido constatar el poder de la memoria olfativa por encima de cualquier estímulo visual o sonoro. En este sentido, la psicología cognitiva ha identificado a la memoria como un proceso capaz de regular el comportamiento humano. Esto significaría que la memoria olfativa podría ayudarnos a moderar nuestra conducta.

Ya no hablamos de simples evocaciones, la memoria olfativa, a través de determinados olores tiene la capacidad de influenciar en nuestro comportamiento y despertar o conectarnos nuestro subconsciente. Pudiendo ser este un resultado positivo o negativo, en base a si el aroma nos despierta un sentimiento agradable o no. Esto se ha podido investigar por medio de la aromacología o psicología de los olores, que identifica diferentes indicadores corporales, como el ritmo cardiaco o la conducción de la piel. Pero, ¿Qué propiedades tienen los aromas y cuáles son sus principales características dentro de la aromacología? Descubre las propiedades de los aromas.

 

Fragancias que despiertan nuestra memoria olfativa

Algunos de los aromas más recurrentes y que muchas personas suelen relacionar con su memoria olfativa son:

  • Fragancias de vainilla. Es un aroma muy habitual con el que nos podemos encontrar en numerosas situaciones de nuestra vida. Además, es uno de los perfumen más comunes, por lo que muchas personas tienen el aroma de vainilla su fragancia diaria. Especialmente son las mujeres las que emplean este aroma a diario, por lo que la vainilla suele evocar feminidad y calma. Si bien, cada olor despierta algo único en cada persona, por regla general la vainilla suele despertar un recuerdo placentero. 

 

Quizá ahora mismo tu memoria olfativa haya hecho una rápida asociación leyendo este texto y te haya evocado a pensar en tu mejor amiga que siempre huelen a vainilla. ¿Sorprendente verdad?

  • Fragancias de azahar. El olor a azahar está especialmente ligado con la naturaleza. Es un aroma bastante recurrente en la memoria olfativa que suele evocar a recuerdos de verano o experiencias al aire libre. 

 

  • Fragancias de lavanda. También la lavanda ocupa un puesto privilegiado para fomentar la memoria olfativa. Se trata de un olor con el que casi todo el mundo está familiarizado y a cada persona le traslada a una sensación o recuerdo distinto. Es un olor persistente e intenso, por lo que su efecto en nuestro comportamiento puede ser realmente significativo.

 

Podemos hablar también de la canela que es un top ventas y frutos rojos. 

Y tú ¿sabes cuál es el olor de tu recuerdo favorito? Encuéntralo en nuestro catálogo y haz que te acompañe en los rincones más especiales de tu casa. 

 

Otros Tips que sabemos que te interesan: